Conectá con nosotros

Columnas

Peñarol “mintió” según lo que decía el Cr.Damiani

Dicen que “en fútbol dos más dos no son cuatro”, y es cierto: a veces –no siempre- los imponderables pueden hacer que el buen-o el mal- funcionamiento de un equipo no se vea reflejado directamente en el resultado.

Sin embargo, los números no mienten, aunque puede ser que  “mienten los que los hacen”, según enfatizaba –no sin ironía- el Cr. José Pedro Damiani.

Esto último quedó ratificado al cabo de la disputa del Torneo Apertura, de acuerdo a los registros que dejó la actuación de los equipos que ocuparon los cuatro primeros lugares.

Cerro, por ejemplo, fue el que tuvo más goles a favor junto con Nacional (26), pero de ese cuarteto de equipos resultó l más goleado (18); y así, con el menor saldo de goles en ese lote, con cifras desequilibradas en materia de defensa y ataque, terminó cuarto.

Defensor Sporting, a su vez, fue el de menos goles a favor (25), pero también el segundo de menos goles en contra (13), con sólo uno más que Peñarol (12); algo que refrenda la validez de aquella regla no escrita que establece que el campeón es el de menos goles en contra, o pega en el palo.

Nacional refuerza la idea anterior: hizo más goles que Defensor Sporting (26), pero tuvo mayor cantidad en contra, y fue vicecampeón; quizá los tantos a favor le hubieran dado para llegar al título, como lo hicieron los violetas con uno menos, pero los que le convirtieron no lo dejaron.

Por último, está el caso de Peñarol, que en apariencia, o mirado muy por arriba, es hasta extraño: fue el equipo más goleador (29), y el de menos goles en contra (12); con el mayor saldo de goles (17, contra 12 de Defensor Sporting, 11 de Nacional y 8 de Cerro), entonces, salió tercero: un verdadero despilfarro.

Esto es, Peñarol hizo más goles que nadie y, por contrapartida,  le hicieron menos goles que a nadie; pero saliendo tercero, y a 8 puntos del campeón, no le sirvieron para nada.

Un verdadero desfasaje, o un desaprovechamiento en materia de puntos ganados de los pocos goles recibidos y los muchos anotados, lo que prueba que “en fútbol dos más dos no son cuatro”, y pero también que “los números no mienten”, sino que “mienten los que los hacen”, como decía el     Cr. Damiani. Su Peñarol en este caso; que, con buenos indicadores de rendimiento, no logró nada importante. Más bien lo contrario.

 

 

 

 

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Columnas