Conectá con nosotros

FÚTBOL

Segunda División, un barco a la deriva

La Segunda División Profesional sigue enfrentada al dilema de los temas financieros previo al inicio de un torneo. Desde hace mucho tiempo, la situación económica desarma la planificación deportiva sumiendola al ridículo público y al sobre esfuerzo de sus futbolistas y entrenadores por lo ajustado en la disputa de los torneos en cuanto a sus fechas.

El mentado tema de los “déficit” que originan los costos organizativos de los encuentros, ha estado sobre la mesa de análisis como un punto medular.   Se ha omitido por estas horas expresar es cierto, que hace casi 18 meses los clubes de la “B” tienen postergados el pago total los mismos por parte de la AUF y a su vez estos subsidiados en un porcentaje nada despreciable en distintas negociaciones alcanzadas entre los clubes y el Ejecutivo. Por lo que ud. podrá notar que los déficit son solo una parte del problema real de la “B”.

Si bien los clubes de la Segunda División tienen costos “ponderados” en lo organizativo, lo menguado de sus ingresos por derechos televisivos y del fondo de dicha Divisional, (administrado por la AUF desde el Ejecutivo encabezado por Bauzá), no hacen posible cerrar los números cada semestre con tranquilidad.

Esto ha propiciado distintas estrategias por parte de las instituciones para “sobrevivir” a un campeonato.  Están quienes se ajustan a un presupuesto austero, contratan y desarrollan desde esa visión su actividad. Pero estos corren riesgos deportivos con quienes a veces, siguen profundizando sus problemas económicos aumentando los valores de contratación de jugadores en pos de posibilidades deportivas.

Algunos clubes han resuelto parte de su problemática desde la asociación con capitales externos desde de las S.A.D. (Sociedades Anónimas Deportivas), y otro grupo importante de clubes, buscan alivio a su mal adquiriendo deudas con terceros, las que se hacen imposible de levantar con el tiempo, por que en muchos casos son deudas financieras y políticas. Estas últimas mas duraderas, convirtiéndose casi en un limitante a las libertades y posibilidades hacia los cambios profundos.

La “B”, es esa divisional a la que en los últimos 20 años han estado involucrados participando deportivamente casi la totalidad de los 31 equipos profesionales de nuestro fútbol (menos Peñarol, Nacional, Defensor y Danubio). Es esa divisional que sigue sin encontrar solución ni política ni financiera a sus problemas.

Responsabilizar alegremente a quienes participan del torneo en esta oportunidad de la situación actual, es quitarle el sayo a quienes desde un lugar momentáneo, quizá mas cómodo como primera división, ignoran que este ha sido un problema propio por mucho tiempo.

No hacer de las soluciones del profesionalismo del “renglón de abajo” un problema de todo el fútbol, es desconocer el origen, no haber aprendido nada y lo mas cuestionable; el negarse a colaborar en las soluciones que necesitan un aporte comprometido del colectivo clubista.

Los dirigentes del fútbol uruguayo han tomado las problemáticas de sus torneos con una inmadurez casi escolar. Han mirado hacia el costado ante los problemas aspirando alejarse así de las situaciones complejas sin el más mínimo pudor.

La historia reciente de la “B” involucra casi a la totalidad de los clubes directamente, la mas pretérita los tiene a muchos de ellos, hoy con amnesia, como protagonistas directos de los mejores años de la Divisional.

La “B” ha hipotecado su futuro en cuanto al número de clubes participantes en votaciones recientes, bajando equipos en el próximo quinqueño ante la presión de los clubes hoy de primera, al momento de solicitar subsistir.

La “B” sirve de banco de prueba para muchos futbolistas que no tienen espacio en sus equipos de primera y recalan en esta divisional. Los clubes los acogen por el pago de salario por el equipo de origen, pero a su vez esa necesidad posterga y relega a sus propios jugadores, dada esa solución económica momentánea.

Para muchos dirigentes de clubes, hoy sin memoria, la solución está en la frase casi de cabecera en los últimos tiempos “si no pueden jugar profesionalmente, está la divisional Amateur”, frase que no estaba tan fácil de soltar de la boca cuando su equipo padecía los calores de la presión económica, las deudas y los reclamos en la Mutual como otros hoy.

En las ligas mas importantes del mundo, no en nuestra modesta y domiciliaria, la Segunda División no solo tiene mayor cantidad de equipos que primera además, disputa mayor cantidad de encuentros por que alberga posibilidades de vínculos deportivos con otras divisionales.

La “B”, esa divisional que para muchos parece una enfermedad de la cual no están vacunados y que alguna vez “padecieron”, tiene que sufrir inhexorablemete cambios profundos en lo político y deportivo.  Pero para esos cambios es menester poner todas las capacidades político deportivas al servicio de la misma.

El fútbol, mas allá de umbral de los 2 equipos privilegiados por su historia y masa social, dicho sea de paso, muy bien ganadas ambas, se debe una discusión profunda para seguir funcionando.  Pero no se trata, así lo entiendo, el encontrar las soluciones de unos con la desaparición o vaciamiento de otros. Esperando que caiga uno para dividir esos dineros entre los que quedan, al menos entiendo que no debería ser así.

Hoy la “B” es noticia nuevamente por que no puede, por que no tiene y por que además se la ignora por quienes han estado omisos en sus responsabilidades políticas.

Llegara el tiempo en donde se valore y respete la historia, se piense el presente y se tenga aplomo y cordura para apuntar al futuro.  El fútbol uruguayo es, lo que sus dirigentes quieren que sea.

Aspiro a que los que han brillado otrora en la “B” y que hoy sobreviven en la “A”, entiendan que esto es un problema de todos y que la solución los necesita en la primera línea de protagonismo con su experiencia.

Bueno es saber, que mas tarde o mas temprano a esa enfermedad que es “la B”, si te agarra con las “defensas bajas” y tenes una recaída, seguro la volves.

@danielomera

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en FÚTBOL