Conectá con nosotros

Fútbol Internacional

¡Gremio es el dueño de Sudamérica!

El elenco gaúcho venció 2-1 a Lanús (global 3-1) y se consagró campeón de la Copa Libertadores por tercera vez en su historia.

Como en 1983 y 1995, Gremio vuelve a sentarse en el trono del fútbol sudamericano. La entidad gaúcha superó 2-1 a Lanús en suelo argentino, acumuló un resultado global de 3-1 y se consagró campeón de la Copa Libertadores, por tercera vez en sus 114 años de vida. Gracias a esta coronación, el elenco de Porto Alegre igualó a Olimpia, Nacional, River Plate y Santos, en cantidad de copas correspondientes a esta competición.

El estado brasileño de Río Grande del Sur ha vivido un año caracterizado por la antagonía. Mientras que Internacional peleaba por ascender al círculo de privilegio del fútbol norteño, su rival de todas las horas se encontraba superando fases para alcanzar la máxima gloria del balompié sudamericano, objetivo que cumplió a la perfección.

Enfrente tuvo a Lanús, elenco que ante su gente, debía remontar el 0-1 sufrido sobre tierras extranjeras. En lo previo, la remontada era una posibilidad a considerar, teniendo en cuenta el antecedente sucedido ante River Plate semanas atrás. La expectativa en el sur del conurbano bonaerense brotaba en todas sus esquinas, el club del barrio estaba a 90 minutos de tocar el cielo con las manos; sin embargo, antes de finalizar la primera mitad, el equipo visitante ya tenía encaminada la serie a su favor con dos conquistas.

Gremio no especuló en ningún momento. Aprovechó todas las carencias del elenco granate y lo dejó Knock-Out, aturdido, moribundo. Un pase defectuoso de José Gómez fue el primer síntoma de la debacle granate, una acción que terminó siendo aprovechada por Fernandinho romper la red y poner el 0-1 parcial. Pero la gran joya de la noche llegó por medio de Luan, joven promesa que es observada por los colosos de Europa. Hoy dio a entender que su clase está en condiciones de ser explotada en otras latitudes.

El delantero tuvo la valentía de eludir rivales dentro del área mayor y definir por encima del guardameta Esteban Andrada, como si estuviera balando samba, haciendo recordar a los más veteranos la magia de aquellas viejas estrellas del fútbol brasileño. Derroche de clase, temple, calidad, palabras que pueden describir a este talentoso, que demostró estar a la altura de las circunstancias.

Lanús tuvo una noche de terror. Todo lo bueno que había hecho en la presente Copa Libertadores, no pudo se plasmado durante esta noche, ante su gente. La impotencia de sus jugadores claves como José Sand, Román Martínez, Alejandro Silva o Lautaro Acosta, era considerable. El oponente los había bloqueado, no tenían chances de penetrar a la defensa contraria.

En la segunda mitad, Gremio cedió el balón y esperó en su territorio, listo para lanzar un contrataque y terminar de sepultar al elenco argentino. Una actitud totalmente contraria a la demostrada en los primeros 45 minutos, cuando adelantó líneas con el fin de ahogar al contrincante.

Lanús ganó metros; pero sus aproximaciones carecían de claridad. Con tres goles abajo, la moral de los hombres orientados por Jorge Almirón estaba hecha flecos, destruida por dos latigazos mortíferos.

Sobre los últimos 20 minutos, el granate encontró una pequeña y tenue luz de esperanza. Sand marcó con remate desde el punto del penal para descontar. Dieciocho eran los minutos que quedaban por jugar más los descuentos y, a eso, se le sumó la expulsión de Ramiro, decisión arbitral que obligó a que Gremio finalizara el partido con 10 hombres. Lejos de achicarse, los gaúchos se atrincheraron y defendieron a capa y espada hasta el pitido final, trabajo que impidió a Marcelo Grohe, el arquero visitante, que transpirara su casaca.

Con ese global de 3-1, Gremio se consagró campeón sudamericano por tercera vez en su historia. Un título incuestionable teniendo en cuenta sus números en la presente edición. Jugó 14 partidos, ganó 10, empató dos y perdió la misma cantidad; marcó 25 goles y recibió nueve. Finalizó primero en el grupo 8 y dejó por el camino en la fase de eliminación directa a Godoy Cruz, Botafogo y Barcelona de Guayaquil.

La actividad internacional de este equipo no termina acá. Tendrá la oportunidad de hacer sentir su nombre desde Emiratos Árabes Unidos, donde jugará la Copa Mundial de Clubes. Allí lo esperarán los campeones de cada continente, entre ellos, Real Madrid. A priori, uno puede pensar que la final tendrá como protagonistas a brasileños y españoles; sin embargo, estos chicos gaúchos solo quieren disfrutar del momento, porque han escrito sus nombres en la rica historia del fútbol sudamericano.

 

COPA LIBERTADORES – FINAL (VUELTA)

LANÚS 1-2 GREMIO

ESTADIO: Néstor Díaz Pérez (Lanús, Provincia de Buenos Aires)

ÁRBITRO: Enrique Cáceres (Paraguay)

LANÚS: Esteban Andrada; José Gómez, Marcelo Herrera (66’ Marcelino Moreno), Rolando García, Maximiliano Velázquez (88’ Germán Denis); Román Martínez, Iván Marcone, Nicolás Pasquini; Alejandro Silva (78’ Marcelo Rojas), José Sand y Lautaro Acosta. DT: Jorge Almirón.

GREMIO: Marcelo Grohe; Edilson, Geromel, Bressan (82’ Thyere), Bruno Cortez; Jailson, Arthur (52’ Michel); Ramiro, Luan, Fernandinho y Lucas Barrios (Cícero). DT: Renato Gaúcho.

GOLES: 27’ Fernandinho (G), 42’ Luan (G), 72’ José Sand (L).

AMARILLAS: 6’ Rolando García (L), 21’ Maximiliano Velázquez (L), 26’ Edilson (G), 71’ Jailson (G), 71’ Bruno Cortez (G), 71’ Alejandro Silva (L), 83’ Ramiro (G), 90’ +2 Marcelo Grohe (G).

ROJAS: 83’ Ramiro (G).

 

Foto: Clarín 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Fútbol Internacional