Conectá con nosotros

Juveniles

Uruguay fue el monarca Sub 20

El representativo celeste derrotó en la última fecha a Ecuador y obtuvo el título por octava ocasión.

La última vez había sido en 1981, también sobre tierras ecuatorianas. El destino quiso que un puñado de jóvenes celestes, se alzaran con el trofeo de campeón sudamericano 36 años más tarde.

El representativo uruguayo, al mando de Fabián Coito, subió al primer lugar del podio luego de vencer a Ecuador por 2-1, resultado que sirvió como síntesis de una performance formidable, compuesta por nueve partidos jugados, seis triunfos, dos empates y una derrota.

Integró la zona B junto a Argentina, Venezuela, Bolivia y Perú, donde terminó en el primer lugar con ocho unidades. El inicio no fue el esperado, luego de arrancar empatando sin goles ante la vinotinto y a tres con los albicelestes.

Convencidos de todo su potencial, Uruguay tomó vuelo con dos victorias consecutivas, que le dieron el pase al hexagonal final, superando con autoridad a Perú (2-0) y Bolivia (3-0).

Durante la última fase, los charrúas fueron una aplanadora dentro del terreno de juego, al cosechar tres triunfos al hilo, 3-0 ante Argentina, 2-1 sobre Brasil y 3-0 ante Colombia. En la cuarta fecha, Venezuela le propinó una cachetada inesperada (3-0); no obstante, las aspiraciones celestes sobrepasaban todos los límites.

El último escollo sirvió como trampolín hacia la gloria continental. Uruguay cuenta con esa virtud de aguar los anhelos del local y, esta ocasión, no fue la excepción. El doblete de Joaquín Ardaiz, fue suficiente para que el cetro de campeón juvenil Sub 20 retornara a estas latitudes, un galardón que, por última vez, lo había logrado la generación encabezada por un tal Enzo Francescoli, durante 1981.

El título fue un simple broche, porque la labor del cuerpo técnico y dirigidos antes de entrar en escena, es lo que nunca se ve. Los resultados de todo ese trabajo estuvieron a la vista porque, además del trofeo, Uruguay se quedó con dos premios individuales.

Rodrigo Amaral fue nombrado como máximo goleador del certamen, mientras que Facundo Waller quedó como líder en asistencias. Ambos baluartes no estuvieron solos, sino que hubo un grupo de jóvenes talentosos que hizo posible esta coronación gracias a sus actuaciones, como Santiago Melle, Agustín Rogel, José Luis Rodríguez, Nicolás De La Cruz y el hombre que llevó los hilos del equipo en cada encuentro, Rodrigo Bentancur.

El cuarto puesto en el Mundial de la categoría, celebrado en Corea del Sur, fue el premio para estos chicos que, en un futuro cercano, estarán a las órdenes para construir el camino hacia Qatar 2022.

 

Foto: Marca 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Juveniles