Conectá con nosotros

DEPORTES

A media maquina

Los Warriors han tenido un comienzo de temporada muy flojo y si bien la situación no es  preocupante, ya es hora de que despierten.

Son los favoritos indiscutidos a llevarse el título y si hacemos un repaso rápido, las diferencias entre la Bahía Dorada y el resto de los equipos es aún mayor que en los últimos dos años en los que obtuvieron el bicampeonato. Con Lebron en los Lakers ya no hay un contendiente en el este con el potencial para derrotarlos y los Rockets que son la principal amenaza perdieron piezas importantes como Ariza, Mbah a Moute y Anderson. Por si esto fuera poco los Warriors incorporaron otro All Star como Cousins para terminar de armar un equipo de ensueño.

Por todo este panorama es que llama mucho la atención el bajisimo arranque del equipo, teniendo 13 derrotas en menos de dos meses de competencia, siendo el peor arranque en la era ganadora reciente de Golden State.

La paliza navideña que le dieron los Lakers de Lebron no hizo más que confirmar este mal momento, especialmente en defensa, un rubro en donde siempre han sido muy sólidos y este año han caído mucho. Con la ausencia de Cousins  no tienen un centro exuberante que intimide y haga el trabajo sucio como en su momento lo hacían Mc Gee, Pachulia o Bogut y además el principal referente defensivo del equipo, Draymond Green está en un nivel muy bajo.

En ataque siguen siendo efectivos: son el cuarto equipo que más anota y el que más asistencias coloca, pero han bajado mucho los porcentajes de anotación en triples, el sello que ha distinguido siempre a este equipo y lo ha vuelto casi invencible. Esta baja surge también a partir de la falta de vértigo que está teniendo el equipo, ese que hacía que pasaran de defensa a ataque en una ráfaga y siempre algún jugador quedará en posición de tiro libre y cómoda. El “run and gun” característico de los Warriors no se está ejecutando con la misma frecuencia.

Resultado de imagen para kerr preocupado

Los Warriors no atraviesan su mejor momento y esto preocupa a Steve Kerr. Foto: 12up.

Esto pone de manifiesto también que los Warriors no son sólo Curry y Durant, sino que el colectivo siempre ha sido lo que prima por encima de las estrellas. La dos superestrellas están rindiendo a muy buen nivel pero el equipo no encuentra su mejor forma, algo que derriba esa teoría popular de que cualquiera puede dirigir y hacer ganar a este equipo de Golden State.

No es una situación alarmante: la temporada regular es un maratón y lo importante es llegar bien a los playoffs de abril. Además, a pesar del flojo arranque están terceros en la conferencia. Sin embargo, es una alarma que está sonando y que indica que deben despertarse de la siesta, la NBA(y en especial el oeste) no permite jugar a media maquina.

Twitter: @DeFajaNBA
Facebook: De Faja NBA

 

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en DEPORTES